Ip Man2017-07-13T20:00:50+00:00

Maestro de maestros

Ip Man empezó su aprendizaje en Wing Tsun a los 13 años, de la manos de Chan Wah Shun.

A la muerte de su maestro, Ip Man fue a Hong Kong por estudios, donde conoció a Leung Bik quien, considerando que Ip poseía las cualidades necesarias, le ofreció enseñarle sin reserva todo lo que aprendió de su padre, Leung Jan. Durante varios años, Ip aprendió de él los secretos del Wing Chun.

Hay muchas historias y anécdotas que perduran sobre esta época, como la de desarmar a un soldado que le apuntaba con una pistola, aplastar de una patada una puerta con barras gruesas como el brazo de un hombre, participar en numerosos duelos y dominar a sus antagonista en escasos segundos. Pero, a pesar de su fama en Foshan, Ip Man aun no había pensado en enseñar sus habilidades a nadie, ni incluso a su propio hijo.

A los 24 años, volvió a Foshan, donde pasó mucho tiempo practicando con Ng Chung So y sus discípulos.

Durante la segunda guerra mundial, cuando una gran parte de China estaba bajo el mando militar de los japoneses, desposeyeron a su familia de sus ricas propiedades y empezó a encontrar dificultades para vivir.

Cuando los japoneses llegaron al pueblo de Foshan y el nombre de Ip Man llegó a sus oídos, el comandante japonés lo invitó a asumir el puesto de instructor de sus soldados. Pero Ip Man, movido por el patriotismo y el odio hacia los invasores, denegó la invitación.

Después de la guerra, se trasladó para establecerse en Hong Kong con su familia. Su orgullo personal y temperamento inusual, unidos al hecho de nacer en una familia adinerada, le hicieron muy difícil el encontrar un trabajo conveniente, y durante algún tiempo él y su familia vivieron en la pobreza.

En 1949, gracias a la introducción de un amigo íntimo, fue invitado a dar lecciones de Kungfu a los miembros de la Asociación de Trabajadores de Restaurantes en Hong Kong. Al principio no le prestaron mucha atención y, al igual que su maestro, Ip Man no deseó alardear sobre sus habilidades. Por ello, no fue hasta al cabo de dos años que fundó su propio gimnasio y empezó a admitir a otros estudiantes.

ipman formas
IpMan chisao

Muchos de sus primeros estudiantes, que lo habían seguido durante los últimos dos años, le ayudaron. Fue entonces cuando el Wing Chun, tan poco atractivo la vista y tan diferente de los puentes largos y las posiciones anchas de otros estilos, empezó a llamar la atención de los entusiastas del Kungfu.

Tanto es así, que Ip Man tuvo que trasladar su gimnasio a un sitio más grande, ya que cada vez llegaban más estudiantes. La fama de Ip Man y su práctico Wing Chun Kungfu se extendió rápidamente, y atrajo la admiración de un cada vez más creciente número de seguidores, incluidas las fuerzas policiales de Hong Kong.

ip man

En 1967, con la ayuda de sus estudiantes, fundó la Hong Kong Ving Tsun Athletic Association. Abrió más clases y llevó el Wing Chun a una expansión mucho mayor. En Mayo de 1970, cuando las clases en su asociación se establecieron firmemente, decidió retirarse de la enseñanza para disfrutar de una vida tranquila, después de haber pasado primeramente todos los asuntos de su gimnasio a su discípulo favorito, Leung Ting.

ipman-3
Ip Man tea

En su retiro, se le veía normalmente tomando el té solo en alguna casa de té por la mañana, tarde o incluso por la noche, o compartiendo risas y chistes con sus discípulos, siempre olvidando que él era su maestro. ¿Por qué ponerse por las nubes? Se está en una posición importante si las personas lo respetan. Ésa era su filosofía.

Ip Man descanso

Por otro lado, Ip Man nunca se mostró especialmente orgulloso por haber sido maestro de una super-estrella. Siempre que lo alababan por haber enseñado a Bruce Lee, contestaba con una sonrisa.

Entre 1970 y 1971, Bruce Lee, uno de los discípulos de Ip Man, se convirtió en una famosa super-estrella. Aunque Lee era conocido por su Jeet-Kune-Do, es de sobra conocido que había sido discípulo de Ip Man.

El 2 de Diciembre de 1972, El Gran Maestro Ip Man falleció en Mong Kok, Hong Kong, a los 79 años, dejando detrás suyo un gran estilo de Kungfu y una misión perpetua a ser llevada adelante por sus discípulos.

Raramente refutó a las personas que hicieron comentarios injustificados o concepciones erróneas sobre las teorías del Wing Chun. La verdad era la verdad, y Ip Man era simplemente Ip Man.