Aqui tenéis un fantastico esquema de por qué atacamos al eje del oponente y SIEMPRE defendemos nuestra línea central.

FUENTE: WWW.WINGCHUN-ELSNER.DE